Embaraza en Semana Santa: consejos saludables

  • Consejos para disfrutar de Semana Santa estando embarazada

¡Ya estamos en plena Semana Santa! Si bien las fiestas no empiezan hasta el jueves / viernes, ayer Domingo de Ramos dio el pistoletazo de salida a las vacaciones de Pascua que muchos empiezan hoy. Si estás embaraza, te presentamos algunos consejos para que cuides de tu salud y la de tu bebé, tanto si vas a viajar como si te quedarás en casa.


A photo posted by Monika (@mrs_almost_lib) on

Consejos de alimentación para embarazadas en Semana Santa

Semana Santa es, después de la Navidad, una época de deliciosos ‘excesos’ culinarios. Desde las migas y el bacalao de Viernes Santo, hasta las monas de Pascua si vives en Cataluña.Aquí algunos elementos que deberías tener presente:

Comidas copiosas: si tu embarazo se desarrolla de forma saludable podrás comer casi qualquier cosa con moderación. Posiblemente y si no hay ninguna contraindicación de tu médico, podrás probar todo, simplemente intenta no abusar de las raciones. Intenta que la digestión sea ligera y evita los empachos.

Humo del tabaco: Cuando se reúne mucha gente es fácil que haya fumadores. Intenta evitar los ambientes cargados de humo, y por supuesto, evita fumar tú. El humo del tabaco es muy nocivo para el futuro bebé.

Consumo de alcohol: es muy tradicional que se sirva vino en Viernes Santo o Cava o Champagne para brindar con las monas de Pascua. No te impidas brindar, pero simplemente mójate los labios y evita toda ingesta de alcohol, que es otro elemento nocivo para tu bebé.

Dulces de Pascua: No solamente porque te pueden hacer engordar más de lo necesario debido a su alto índice calórico, si no también porque podrían haberte diagnosticado diabetes en el embarazo, por lo que, por muy grande que sea tu deseo, sigue los consejos de tu médico al respecto.


  A photo posted by Dolores Cabello (@migrandiversion_) on

Consejos para viajar embarazada en Semana Santa

Si vas a viajar esta Semana Santa, ten presente que cada etapa de tu embarazo requiere que tomes ciertas medidas de precaución. Recuerda preguntar a tu ginecólogo para más detalle, pero aquí te comentamos algunas ideas a tener en cuenta:

Evita a toda costa viajes largos. Especialmente en las fases más avanzadas del embarazo. Si no te queda más remedio, intenta hacer paradas cada poco tiempo para estirar las piernas y respirar aire fresco. Planifica las paradas para estar segura que cada dos horas mínimo podrás descansar, ir al baño…

Organiza todo con tiempo. El estrés no es saludable y menos embarazada. Así que planifica con tiempo todo lo que necesitas, si debes comprar alguna cosa para el viaje como víberes o medicación, los tiempos de viaje y las paradas, etc.

No cargues con bultos pesados. Cuidado con dañarte la espalda o desequilibrarte cargando pesos. ¡Es mejor pedir ayuda que hacerse la valiente! Intenta utilizar las carretillas si están disponibles, maletas con ruedas, e ir lo más liviana posible en equipaje.

Hidratación y alimentación. Es muy importante mantenerte hidratada para no agotarte más de la cuenta. Lleva alimentos por si das un bajón o tienes mareos. Esto es especialmente importante en los aviones, donde el ambiente de cabina es seco, o en lugares calurosos.

Lleva botiquín. Tanto para primeros auxilios varios como con todas las posibles medicaciones que debas tomar.

¿Viajas en coche? Revisión del vehículo. No debería de ocurrir nada, pero llevar un buen control del vehículo cuando estás en estado es más importante que nunca. Que los frenos, luces y neumáticos, batería… estén al 100% antes de montarte en coche.


Otros consejos para disfrutar de la Semana Santa embarazada

¡Cuidado con el estrés! La Semana Santa son vacaciones, así que deberías aprovechar para relajarte. Si tienes que organizar una escapada o una comida, lo mejor es que pidas ayuda a tu pareja, hermanos o padres en todo lo que necesites y no quieras asumir más de la cuenta.

Date algún capricho. Aprovecha el tiempo libre extra para ir a hacerte un tratamiento, un masaje o visitar un SPA. Ahora bien, recuerda consultar con tu médico qué actividades puedes hacer.

No descuides el ejercicio. Sí, tienes que relajarte y si todavía no estás de baja laboral, te mereces descansar. Pero no olvides tus rutinas de ejercicio. Primero, para no perder la costumbre y que luego no te cueste arrancar de nuevo, y segundo, porque tal y como hemos dicho es época de excesos de comida y así compensarás un poco.

No te fuerces a ti misma. Está claro que hay muchos compromisos que cumplir en estas festividades, pero en cuanto te sientas agotada, mareada o estresada por el ambiente, las comilonas o simplemente porque estás embarazada, retírate. Lo más importante es tu bebé y todo el mundo lo entenderá!


Recuerda que todo esto es por tu bienestar y sobre todo, el de tu futuro bebé! Si todo sale bien, en un año podrás estar disfrutando con él o con ella de estas fiestas con su propia mona de Pascua. Recuerda que ante la duda, tienes que consultar con tu ginecólogo de confianza, quién te dirá exactamente qué puedes hacer y qué no.

¿Nos dejamos algún consejo? ¡Deja un comentario!